domingo, 10 de diciembre de 2017

Capítulo 2.226. Incitación al odio

Artículo y chiste para http://salamancartvaldia.es/
En el bar de Emilio está la tele encendida. Discuten un padre y su hijo adolescente. El padre trata de convencer al muchacho de que la prisión dictada contra 12 raperos es justa, porque injurian, enaltecen el terrorismo, incitan al odio…

No intervengo, no conozco a esa gente y no he sido invitado a participar en su conversación. Sin embargo, reflexiono. Nunca he entendido determinados delitos ni comparto la aplicación que se está haciendo del código penal.

Al odio, se incita desde la política mucho más que desde la canción o desde el twitter. Te incitan al odio cuando te desahucian porque, aunque con empleo, no te da para pagar la hipoteca. Te incitan al odio cuando te hacen firmar ocho contratos laborales en diez días, y te dicen que trabajarás ocho horas, pero al final le echas diez o doce, sin que nadie te las reconozca ni te las pague. Al odio se incita cuando no puedes poner la calefacción en casa porque no te alcanza el dinero, o cuando sólo tienes pan y patatas para comer esta semana. Al odio, incita el paro. Al odio me incitan los sueldos de los políticos, que cobran para resolver mis problemas y no veo que hagan nada, o que consigan nada, que viene a ser lo mismo.

Que canten lo que quieran los raperos, que la música no mata. Pero la desesperación sí. Y el hambre, y el frío.

Le pido a Emilio que me rellene el vaso de vino. Lo bebo en silencio. Se me aqumula la bilis en el estómago. No tengo ganas de fiesta.


Me marcho a casa.

sábado, 9 de diciembre de 2017

Capítulo 2.225. Estado de derecho

Una vez alcanzada una cota de bienestar, los mercados, con sus emisarios (los mandatarios) a la cabeza, nos devuelven a la realidad de disminución de derechos para que nos sintamos anestesiados frente a la pérdida de calidad de vida que ellos mismos nos procuran.

viernes, 8 de diciembre de 2017

Capítulo 2.224. "Pobreza energética"

Cuando un gobierno se empeña en ponerle apellidos a la pobreza, lo hace para establecer rangos dentro de esa misma pobreza. Y no es de recibo. Alguien que debe escoger entre encender la calefacción o comer, es pobre. Pobre en alimentos, pobre en energía, pobre en ropa... ¡Pobre!
Cuando hablamos de "pobreza energética", desposeeemos de una parte de su sentido al término "pobreza". y eso es lo que le interesa a los que la generan.

jueves, 7 de diciembre de 2017

Capítulo 2223. Nos quieren pobres

Sin voluntad para frenar la pobreza. Con interés porque se mantenga.
Esclavos, sumisos, obedientes, incultos... Nos quieren así. Porque los esclavos, sumisos, obedientes, incultos no hablan, no opinan, no se quejan... No transforman una sociedad que debe ser cambiada.
¡Cuanto antes!

miércoles, 6 de diciembre de 2017

Capítulo 2.222. Constitución

Este capítulo, con número tan bonito, el 2.222, viene a coincidir el día en que festejamos el aniversario de la Constitución. Ese libro cargado de buenos deseos, que no es más que papel mojado en manos de tiranos camuflados de demócratas, que legislan para satisfacción de unos pocos, y procuran la ruina y la desazón de unos muchos.
Libro interesante para la mesilla de noche, pero sólo para días en los que estás agotado y no logras pasar de la cuarta línea antes de dormirte. Porque si tienes la desdicha de leerlo entero, se te sublevará la bilis, tu subirán los calores y la indignación crecerá hasta invitarte a hacer lo que no debes (según ellos y su forma de legislar): exigir tus derechos y mandar a su casa a quienes no cumplen con el deber de proteger a los ciudadanos contra viento y marea.

martes, 5 de diciembre de 2017

Capítulo 2.221. Se montó el belén

Qué pena de país. Los madrileños, llevando figuritas para que se monte el belén que carmena no ha querido colocar. Indignación, respuesta ciudadana... ¡Por cuatro figuritas!
Qué pena que no montemos el belén por el vaciado de la hucha de las pensiones, por la ley mordaza, por la justicia a medida...
País de barro, como las figuritas que no han instalado.

lunes, 4 de diciembre de 2017

Capítulo 2.220. Perdemos derechos

Que perdemos derechos, está claro. Que tenemos lo que merecemos, también. No sólo por lo votado, sino por lo consentido.
Si tuviésemos tanto sentido común como tragaderas, hace mucho que no nos gobernarían los que nos gobiernan.

domingo, 3 de diciembre de 2017

Capítulo 2.219. Crecimiento económico

Artículo y chiste para http://salamancartvaldia.es/
No lo ve claro Emilio, el dueño y camarero del bar. De un tiempo a esta parte, la clientela vuelve a mirar el bolsillo y bajan las ventas. Y eso que no estamos en Cataluña, donde, dicen, la culpa de la pérdida de confianza de los consumidores la tienen los independentistas. Lo cierto es que Emilio anda preocupado, y no le falta razón. Preveía una campaña navideña llena de cajas llenas, llena de vasos llenos, plena de copas de champán repletas… Sin embargo, los pinchos se acumulan en las bandejas y anda tirando comida un día sí y otro no.

No lo ve claro Emilio, y eso que cree fervientemente en todo lo que dice el gobierno. No ve claro que estemos en recuperación, porque, dice, damos un pasito adelante y dos atrás.

Dicen los telediarios que estamos mejor, que crecemos lo que debemos crecer.

Al tiempo, se vuelve a echar mano de la hucha de las pensiones y…

No lo ve claro Emilio. Yo, sin embargo, lo tengo clarísimo: llevan años engañándonos y seremos nosotros quienes paguemos sus mentiras.


sábado, 2 de diciembre de 2017

Capítulo 2.218. Ley del anonimato

Creo que nunca nos pondremos de acuerdo. Yo quiero una ley de anonimato que investigue quiénes son los titulares de las cuentas que se ocultan en los paraísos fiscales. Una ley de anonimato que saque a la luz quiénes están detrás de las subidas de las tarifas eléctricas. Una ley de anonimato que nos diga quiénes y cuánto cobran por estar detrás de comisiones y comisionistas en lso contratos con la administración.
Una ley de anonimato capaz de desvelar quién es M. Rajoy.

viernes, 1 de diciembre de 2017

Capítulo 2.217. Teníamos hambre

Aún escucho a los indeseables decir que estamos cumpliendo los objetivos económicos, o casi, que el conflicto catalán ha supuesto un freno en nuestras expectativas de bonanza.
No he terminado de asimilar lo oído, cuando me entero de que las tarifas de consumo de electricidad nos suben el 10%.
Mejora? Lo de siempre.
No.
¿Mejora? Para los de siempre.